Inicio > Salud > Lunares malignos, lunares benignos

Lunares malignos, lunares benignos

Los lunares (nevus melanocíticos) son producto de una acumulación anormal de las células de pigmento, denominadas melanocitos, muy comunes y presentes en la piel. La mayoría de las personas podemos nacer con lunares ya desarrollados y desarrollar algunos otros lunares durante nuestra vida.

Pero la mayoría de los lunares se desarrollan espontáneamente o son causados ​​por la exposición a la luz del sol y tienden a aparecer en las zonas de la piel que captan la mayor cantidad de la luz solar. Las personas que están expuestas a grandes cantidades de radiación solar pueden desarrollar cáncer de piel ya a los 20 a 30 años de edad, pero la enfermedad es mucho más común en personas de edad avanzada.

Los lunares normales

Los lunares normales generalmente son de un color uniforme, marrón, café o negro, con un borde bien delimitado que separa el lunar de la piel circundante. Los lunares normales son ovalados o redondos y por lo general miden menos de 6 milímetros de diámetro .

La mayoría de las personas tienen entre 10 y 40 lunares. Muchos de estos lunares se desarrollan por los 40 años, a pesar de que los lunares pueden cambiar de apariencia con el tiempo, algunos incluso pueden desaparecer con la edad.

Lunares malignos o benignos

Según las características de los lunares inusuales, pueden indicarnos lunares malignos peligrosos, melanomas o cáncer de la piel. Suelen medir más de 6 milímetros de diámetro.

Una de las características de los lunares malignos es su forma asimétrica, lunares con formas irregulares, tales como dos mitades de diferentes de aspecto, con muescas o con bordes festoneados, características de los melanomas.

También es usual en los lunares malignos cambios en el color, aumento de tamaño y crecimientos o una distribución desigual de color. A este tipo de cambios es importante poner mucha atención y acudir al dermatólogo,

Los lunares también pueden evolucionar para desarrollar nuevos signos y síntomas, como picor o sangrado de lunares. Otros cambios sospechosos o síntomas de lunares malignos pueden incluir:

Descamación
Comezón
Difusión de pigmento de la zona de la piel circundante
Exudación o sangrado

Los lunares malignos o lunares benignos varían mucho en apariencia. Algunos pueden mostrar todos los cambios antes mencionados, mientras que otros pueden tener sólo una o dos características inusuales. Si el diámetro del lunar es de más de 6 milímetros, es posible que la tendencia sea maligna.

Si usted encuentra que los lunares tienen algunos de estos cambios, la propuesta debe ser acudir al dermatólogo para realizar una biopsia, para que médicos especialistas detecten si presenta células malignas y dar tratamiento a lunares malignos en caso que corresponda.

Otras búsquedas:

lunares malignos,lunares benignos,lunares malignos tratamiento,lunares malos,lunares malignos caracteristicas,lunares malignos sintomas,lunares malignos y benignos,lunares benignos y malignos,sintomas de lunares malignos,lunares peligrosos
Categorías:Salud Etiquetas:,
Comentarios cerrados.