Cavitación y presoterapia para eliminar la celulitis

En plena operación bikini, son muchas las personas, hombres y mujeres, las que buscan desesperadamente una solución efectiva y duradera que consiga eliminar esos kilos de más que hemos ido acumulando durante el invierno. Los centros de estética lo saben y, son muchos los que, a día de hoy, ofrecen a sus clientes unos tratamientos innovadores, que prometen cumplir con ese esperado deseo de tener el cuerpo ideal. Estamos hablando, por supuesto, de la cavitación y presoterapia, como medio para eliminar la celulitis y los kilos de más.

¿Qués es la presoterapia y la cavitación?

La presoterapia es un tratamiento médico que no resulta invasivo para el ser humano, puesto que consiste en drenar, mediante presión de aire, la grasa acumulada en ciertas partes de nuestro cuerpo. Mediante el drenaje linfático, la presoterapia ayuda a eliminar la celulitis y a mejorar el estado de nuestra piel.

Dicho tratamiento de presoterapia se aplica mediante un traje especial que cubre por completo la zona a tratar, por norma general piernas, glúteos y abdomen, suministrando una presión positiva que se va alternando de una forma ascendente.

Por otro lado, la cavitación es un tratamiento en el que, mediante unas pequeñas burbujas que el experto genera en nuestro cuerpo, atacan las células grasas sin dañar en absoluto nuestro sistema sanguíneo. Esas burbujas se generan mediante un aparato especial que consigue disolver las acumulaciones de celulitis en nuestro cuerpo, transformando el estado sólido a líquido de la grasa, disolviéndola después mediante la orina, por norma general.

¿Es efectiva la cavitación y la presoterapia para eliminar la celulitis?

Son muchos los estudios médicos los que han determinado que, tanto la cavitación como la presoterapia resultan dos tratamientos realmente eficaces para eliminar la celulitis de una forma no invasiva, mientras que el paciente cumpla una serie de requisitos.

Contraindicaciones y efectos secundarios de la cavitación y la presoterapia

Esto es así porque, aunque dichos tratamientos no resultan invasivos, sí que es cierto que, aplicados en ciertas personas, pueden presentar efectos secundarios, como molestias, hinchazón de la zona tratada, irritación, hematomas o aceleración del ritmo cardíaco. Por este motivo, si eres una persona con dolencias cardíacas, presentas un excesivo sobrepeso o alergia, estás embarazada ó tienes la piel excesivamente sensible, lo mejor es que le expliques tu situación al especialista, para que te oriente de la mejor forma de tratar tu celulitis.