Acné rosácea. Causas y síntomas de la acné rosácea.

La rosácea o acné rosácea es una enfermedad de la piel crónica progresiva que se presenta como pequeñas protuberancias rojas en la piel y enrojecimiento facial persistente (rosácea). Las mejillas y la nariz son los primeros en tomar un color violáceo, seguido por la frente y la barbilla y la aparición de granos, manchas y venitas rojas en las mejillas y la nariz.

La rosácea acné afecta en su mayoría a adultos con piel clara con piel sensible, aunque puede afectar a cualquier persona de 20 a 70 años. Aproximadamente el 10% de la población se ve afectada por la rosácea, en distintos grados, siendo más propensas a presentar rosácea las mujeres que los hombres.

En la mayoría de los casos de acné rosácea no tratados es característica una nariz roja, hinchada y llena de baches. Con el tiempo, el enrojecimiento se vuelve más pronunciado y persistente.

Causas de la acné rosácea

Las causas de la rosácea son desconocidas, pero en ciertos casos se le atribuye a micro-organismos como bacterias y hongos, al mal funcionamiento del tejido conectivo debajo de la piel y las emociones fuertes.

La rosácea puede producirse por cambios repentinos de temperatura, la exposición a condiciones climáticas extremas. La exposición prolongada a los rayos solares, lámparas de bronceado y rayos UVA causan la dilatación de los vasos sanguíneos que, después de algún tiempo, puede volverse permanente. El calor también tiene un efecto dañino. Al dilatarse los vasos, aumenta el efecto de la radiación.

Otras de las posibles causas de la rosácea acné es la herencia. Después de haber tenido padres que sufría de rosácea aumenta el riesgo de ser infectados.

El uso de la cortisona. Ya sea en tabletas o pomada de cortisona, causa la dilatación de los vasos sanguíneos y el adelgazamiento de la piel.